El ICE no es culpable del eventual cierre técnico de la SUTEL

El Sindicato de Ingenieros y Profesionales del ICE, RACSA, Filial CNFL y Proyectos –SIICE-, lamenta las irrespetuosas manifestaciones del Sr. George Miley Rojas, Presidente del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones –SUTEL-, en relación con la negativa del ICE a pagar los cánones por el uso de la frecuencias del radio espectro. Asegura el Sr, Miles que “el cierre técnico [de SUTEL] atrasaría todas las gestiones que se analizan para que nuevos operadores puedan brindar servicios de telecomunicaciones en el país(…) preferiría no pensar que el ICE no los paga como una “sacada de clavo” por echar atrás el aumento en las tarifas que quería autoaprobarse(…) espero que no sea de mala fe, espero que estén trabajando de manera profesional” (Diario Extra del 12/05/2009).

No son éstas, ni por asomo, las manifestaciones de una autoridad nacional que tiene la enorme responsabilidad no solo de regular los servicios de telecomunicaciones en este país, sino de conducir un proceso de apertura, según la Ley No. 8642.

Sin embargo, no es la primera vez que el Sr. Miley, desconociendo la investidura que le impone enfrentar sus responsabilidades con profesionalismo e imparcialidad, sale a manifestar públicamente sus parcializados e infundados conceptos en contra de un regulado; específicamente el ICE, pues hace algunas semanas atrás, con igual ligereza, manifestó que “El ICE es como un chiquito malcriado” (La Nación del 23/02/2009).

La Ley General de Telecomunicaciones (No. 8642), efectivamente señala en su Artículo 62 que: “Cada operador de redes de telecomunicaciones y proveedor de servicios de telecomunicaciones, deberá pagar un único cargo de regulación anual que se determinará de conformidad con el artículo 59 de la Ley de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, N.º 7593, de 9 de agosto de 1996(…)”.

Pero también establece claramente en el TRANSITORIO VII, que “Una vez que los concesionarios de bandas de frecuencia, públicos o privados, cuenten con la adecuación del correspondiente título habilitante, deberán satisfacer las tasas, los cánones y las contribuciones especiales que fije la presente Ley general de telecomunicaciones.”

Por tanto, están sujetos esos pagos a la “adecuación del correspondiente título habilitante”. Así que, si la SUTEL se ve obligada a un cierre técnico por falta de fondos, no lo hace por culpa del ICE, ni porque deban ¢464 millones, como lo afirma el Sr. Miley, pues el respectivo canon ni siquiera ha quedado debidamente autorizado por la Contraloría General de la República, como corresponde.

La situación y la crisis financiera de la SUTEL es resultado de la omisión y falta de previsión de la ARESEP, pues el artículo 72 de la Ley No. 8660, establece que el presupuesto de SUTEL se compone de: “a) cánones, tasas y derechos; b) las transferencias que el Estado realice a favor de SUTEL; c) las donaciones y subvenciones provenientes de otros estados, instituciones públicas u organismos internacionales; y d) los generados por sus recursos financieros”.

De modo que, desde octubre del 2008 cuando quedó aprobada esa Ley -conocida mucho antes de su entrada en vigencia-, la ARESEP pudo haber gestionado el presupuesto extraordinario requerido para que SUTEL tuviera los recursos necesarios para el inicio de sus funciones, tal y como sí hizo el MINAET.

SIICE
"Responsabilidad y presencia en la vida nacional".