El 27 de enero del 2020 el presidente de la Cámara de la Construcción (CCC), vierte su “Opinión Jurídica Vinculante” la cual se consigna el Semanario Universidad del 10 de marzo-20, en los siguientes términos: “… existen problemas de legalidad en la asignación de los contratos que se adjudican al ICE y que los cuales se realizan haciendo un uso abusivo de la Ley de Contratación Administrativa y que el Instituto incursiona en actividades para las que no está facultado por Ley...”

 

Lo que extraña es que tal Opinión de la CCC se toma como si fuese dictada por la misma Procuraduría, ya que el accionar del “Gobierno del Bicentenario” fue inmediato, girando instrucciones para acelerar la puesta en marcha de las nuevas acciones de la “Estrategia 4.0 -Destruir al ICE-”. De forma tal que la Presidente Ejecutiva del ICE, subió el ancla y levantó velas e inició el más triste capítulo en la historia del ICE.

Lo más lamentable no es que la Cámara de la Construcción se manifieste por la defensa de sus intereses, ni que el gobierno le preste oídos a los reclamos de las cámaras empresariales. Lo realmente triste es que la Presidente del ICE, quien ha manifestado ser de sangre amarilla, pareciera que no le importó entregar los negocios del ICE sin dar pelea.

“Y es que, en la disyuntiva al escoger entre los principios y los intereses personales, lo que emerge siempre es un retrato a cuerpo entero de la ética y la moral que realmente profesa el individuo.”

Es claro, como lo consigna el artículo del Semanario Universidad, que las presiones de la CCC, se motivan en la drástica caída en la actividad del sector y pretenden justificar con falacias e interpretaciones legales antojadizas, por qué el ICE debe abstenerse participar en el negocio de la construcción, con lo cual solo se sacrifica al país y los costarricenses en función de los intereses privados.

La Ley 8660, señala en su artículo 9, Servicios de consultoría y afines:

“El ICE y sus empresas están autorizados para vender, en el mercado nacional e internacional, directa o indirectamente, servicios de asesoramiento, consultoría, capacitación y cualquier otro producto o servicio afín a sus competencias.”

Es necesario señalar que el concepto “afín” hace referencia al desarrollo de funciones similares, semejantes, próximas, equivalentes, análogas o complementarias; lo cual no solo abarca el concepto de funciones que resulten idénticas, sino que se encuentren relacionadas.

Así las cosas, no es de recibo que la Presidencia Ejecutiva, como la Gerencia General, acepten como válido un argumento falaz como el señalado por la CCC, e impulsen la imposición de límites y restricciones al ICE a focalizarse solo en la construcción de proyectos de generación de electricidad, cuando la ley claramente le da al ICE competencias para desarrollar proyectos afines a la construcción de sistemas eléctricos, además de los que también se señala el artículo 6 de la supra citada ley.

El entreguismo que la Administración Superior del ICE demuestra a las cámaras empresariales es vergonzoso. Exigimos que se administre el ICE con dignidad y con respeto a las leyes. Así como se han dedicado a defender las nuevas leyes que perjudican a los trabajadores, aduciendo que ya son leyes y hay que respetarlas, queremos ver el mismo entusiasmo para defender las leyes que amparan al ICE y le dan oportunidad de crecer.

https://semanariouniversidad.com/pais/tras-presiones-de-camara-de-construccion-ice-redujo-su-aporte-en-obra-publica/

“Responsabilidad y presencia en la vida nacional”